Instalación de calefacción con Biomasa en Ortigueira

La biomasa es un nuevo sistema de calefacción, no solamente por el ahorro energético que te proporcionará, sino también porque se trata de un combustible totalmente ecológico, que no aumenta las emisiones de CO2 a la atmósfera.

La biomasa destaca por ser una alternativa en combustible procedente directamente de la naturales. Dentro de la variedad de biomasa disponible, se puede diferenciar entre la biomasa con leña, huesos frutales e incluso con el empleo de pellets, el más empleado. Estos son cilindros de pequeño tamaño elaborados con serrín, con unas dimensiones de entre 5-6mm y largo de 10-25mm. Su prensado, para conseguir estas dimensiones, se lleva a cabo por medio de la alta presión, sin empleo de aditivos adicionales.

Composición de los pellets

Normalmente se venden empaquetados en sacos o bolsas y son muy fáciles de transportar. Estos se suelen vender por kilos. Para una correcta conservación, se recomienda guardar los pellets en una zona seca, de manera que se evite su hinchazón y la pérdida de sus características. No se debe olviar que la humedad y agua afectan negativamente en la combustión, que se ralentiza. Además, se realiza con más humo.

El pellet cuenta con un poder calorífico sin precedentes. Además, la producción de residuos es mínima. También cuenta con un amacenaje sencillo y la alternativa de emplearse en estufas y calderas, posibilitando que funcionen automáticamente. Por si esto fuese poco, también es un gran aliado para el cuidado del medio ambiente, gracias a la mínimas mínimas emisiones de CO2 que genera.

Se conoce como un combustible CO2 neutral, puesto que el mínimo nivel de emisiones que genera no potencian el efecto invernadero. En lo referente al mantenimiento y limpieza, tan solo lo necesitará durante los meses de verano. Sobre todo, lo más importante es dejar libres de cenizas el quemador, la cámara de combustión, tubos de gases de escape y el contenedor de cenizas.

Cada vez son más los que optan por emplear los pellets en sus sistemas de calefacción por el ahorro económico y energético que ofrece en relación a otras alternativas en combustibles, tales como el gasóleo, el butano y la electricidad.

Los productos que utilizan este combustible se dividen en dos grupos:

Chimenea de aire o agua

Hace unos años eran bastante frecuentes, pero tenían muy bajo rendimiento, lo que provoco su abandono progresivo. Hoy en día esto ha cambiado y se ha conseguido que lleguen a rendimientos superiores al 90%, convirtiéndose así en un sistema fiable para calentar la casa entera mediante radiadores o suelo radiante y generar agua caliente sanitaria, pudiendo funcionar en paralelo con sistemas de placas solares, calderas de gas o de gasoil.

En la versión de aire disponen de un ventilador de aire caliente que permite repartir mejor el calor por el espacio donde está calentando la estancia rápidamente. Son ideales para superficie de entre 30 y 130 m2.

Estufas o calderas de pellets

Como su nombre indica funcionan con pellets. Su funcionamiento es totalmente automático, con programador de horario, termostato ambiente, se encienden y se apagan solas. Solo hay que cargarlas cada día o varios días dependiendo de la capacidad de su depósito.

Su mantenimiento es bastante sencillo, únicamente habrá que limpiarles las cenizas acumuladas, una vez por semana, con la ayuda de un aspirador.

Hay diferentes usos o modelos en los que se puede usar los pellets:

  • Estufa de pellet de aire
  • Estufa de pellet de agua

Presupuesto sin compromiso

Si quiere solicitarnos presupuesto para alguno de nuestros productos, contacte con nosotros y le atenderemos de manera personalizada.